Cenit Expediciones

DIA DEL ECLIPSE

Casi no pegamos  ojo en toda la noche escuchando la lluvia caer y levantandonos a ver si paraba. A las cinco seguia lloviendo, aun asi nos vestimos y preparamos para salir. A las cinco y cuarto  para, cogemos los bartulos y hacia arriba a marcha rapida. Empieza a amanecer. Habiamos cogido hasta linternas pero a esta hora toda la ciudad ya esta despierta y oimos cantar a los ninios en la escuela ! A las cinco y media!!

Cerca de la base del templo elegido para ver el eclipse empieza el diluvio. Todo gris. Nuestras caras se descomponen un poco al mirar el reloj y ver que se acerca el momento y…!NO LO VAMOS A VER!!

Nos refugiamos en otro templo, dedicado a Shiva, en el que nos ofrecen sillas entre una algarabia de mantas con personas dentro y en el suelo.

Intentamos explicar nuestra presencia alli al cuidador del templo, pero no parecia entender nada. Es la hora. Llueve. Empieza a oscurecer y se hace noche cerrada. Es entonces cuando algo les sorprende y explicamos que en tres minutos vuelve la luz del sol: es un eclipse.

En esta nueva noche de tres minutos 22 segundos  todo fue silencio.

Cabizbajos, tristones y mojados nos miramos sin saber que hacer. Nos ofrecen te. Creemos que al vernos un poco apagados , se compadecieron de nosotros. Damos la vuelta y, sin hablar, volvemos al pueblo.

Intentamos mandar algo por internet pero las lineas estaban cortadas, asi que optamos por salir de alli y comenzar la vuelta a casa.

Comentarios

No se puede luchar contra imprevistos elementos climatológicos.!Just a pity! Vuestra redacción es impecable y llega al corazón. Mi más sincera enhorabuena chicos. Espero veros en Madrid con tipo impecable y chocolatinas (en los abdominales claro). Muak, muak, muak y muak!

Añadir un Comentario: